Temas

A

Buscar

PortInnova: potenciar el talento emergente en la Formación Profesional

Las instituciones, empresas y el sector educativo se enfrentan a grandes retos como la inteligencia artificial, la robótica o la digitalización que, entre otros, están transformando el mercado. ¿Cómo pueden contribuir los puertos al desarrollo del talento y la innovación? ¿Pueden y deben influir los puertos en el mundo educativo?

Publicado el 5 julio 2018
Estudiantes de FP en uno de los 'workshops' que forman parte del proyecto PortInnova. [Imagen de Port de Barcelona]

PortInnova es un hackathon donde el Port de Barcelona y diferentes empresas del sector portuario proponen desafíos a estudiantes de Formación Profesional (FP) para que desarrollen soluciones originales, basadas en la tecnología y la innovación.

Para las empresas, este proyecto es también una oportunidad para acceder al talento y desarrollar proyectos innovadores. A la vez, da la posibilidad a estudiantes y centros educativos de entender mejor qué necesitan las compañías, resolver problemas reales y exhibir su talento. Los resultados son de lo más alentador.

PortInnova, que ha celebrado este año su tercera edición, transforma el Port de Barcelona en un punto de encuentro entre empresas, centros educativos y la ciudad en general para el desarrollo de proyectos de alto impacto, que afecten tanto al funcionamiento de éste como a su entorno urbano. Más allá del desarrollo de soluciones para el sector portuario, PortInnova se plantea, ante todo, como una colaboración en el desarrollo de las competencias educativas mediante el aprendizaje-servicio (el método que consiste en aprender haciendo un servicio a la comunidad). Además, busca dar visibilidad al talento y a las capacidades de los estudiantes.

Esta última edición, que concluyó el pasado mes de junio, planteó cuatro retos derivados de los grandes ejes del modelo de innovación del puerto y vinculado cada uno de ellos con una organización o empresa.

El primer reto, seleccionado por el propio puerto, está relacionado con el medio ambiente. Proponía el desarrollo de herramientas que, mediante sistemas remotos o inteligencia artificial, recogieran los residuos flotantes en marinas y clubs deportivos.

El reto sobre la movilidad, que planteó el Ayuntamiento de Barcelona, desafiaba a los estudiantes a buscar una solución para “mitigar la aglomeración de cruceristas en las zonas adyacentes al puerto” mediante su inserción en la red de transporte público.

El reto logístico, que lanzó la terminal de contenedores Hutchison Ports BEST, planteaba explorar la tecnología blockchain para optimizar y dar mayor seguridad a las cadenas de suministro.

Por último, la Fundació Navegació Oceànica de Barcelona, apuntaba un reto social: el desarrollo de soluciones que ayudaran a divulgar la náutica deportiva.

Estos desafíos se lanzaron en octubre de 2017 a alumnos de perfiles industriales de FP. Tras numerosos talleres de creatividad en el Port de Barcelona y meses de desarrollo, fueron cinco los proyectos seleccionados como finalistas.

  • Descuvela es una aplicación para dispositivos móviles que busca despertar el interés por la navegación deportiva, utilizando la Realidad Virtual como medio para enseñar los aspectos básicos de este deporte, pero también transmitir con realismo las sensaciones que se viven a bordo de una embarcación. Es un proyecto de los alumnos del Instituto Poblenou.
  • PortNet es una aplicación para la gestión colaborativa de las incidencias del puerto, donde los más de 41.000 trabajadores del ámbito portuario pueden compartir imágenes y geolocalización de los problemas ambientales que detecten en la instalación. Es una forma sencilla y rápida de comunicarse con el puerto para dar una respuesta ágil a posibles percances que puedan afectar al entorno. Es una propuesta de los alumnos de los estudios de Gestión de Ventas y Espacios Comerciales en colaboración con los de Desarrollo de Aplicaciones Móviles del Instituto Poblenou.
  • iVIC PortChain es una propuesta de sistema de gestión y transmisión segura de información y documentación entre los distintos usuarios del puerto utilizando la tecnología blockchain. El uso de este sistema, de acuerdo a los impulsores del proyecto, garantizaría la transparencia, seguridad y trazabilidad de los datos y la información que se intercambia de forma habitual entre los usuarios de un puerto, lo que posibilitaría el seguimiento puntual del estado de las mercancías por todos los integrantes de la cadena logística. Este interesante proyecto fue desarrollado por un equipo de estudiantes del Institut de Vic.
  • Por último, Hi BCN! nace con el objetivo de gestionar el flujo de cruceristas al desembarcar en el Puerto de Barcelona, para descongestionar el centro de la ciudad y fomentar la movilidad sostenible. Siguiendo un modelo participativo, se han diseñado unas rutas turísticas alternativas con la colaboración de los Consejos de Barrio y con el objetivo de dirigir a los cruceristas a diferentes zonas de la ciudad. Como en el caso de BarcelonAPP (el proyecto ganador, que explicamos a continuación), el tiempo de estancia del usuario es uno de los parámetros que se utilizan a la hora de proponer una u otra ruta. Este proyecto lleva la firma de un grupo de estudiantes del Institut Poblenou.
  • BarcelonApp ha sido el proyecto ganador de esta última edición de PortInnova y lo firma un grupo de alumnos del Instituto Ausiàs March. Se trata de otra aplicación para dispositivo móvil destinada a los cruceristas o turistas que visitan la ciudad durante un tiempo limitado. El usuario puede introducir su ubicación y el tiempo que tiene disponible y la app le propone distintas rutas turísticas y culturales, utilizando un sistema de colores (a modo de “semáforo”) en función de la duración de estas propuestas. El proyecto además trata de obtener información relevante de los datos que se extraen del uso de esta aplicación, como las rutas más demandadas, las preferencias de los usuarios o la duración de la visita, entre otros.
De la misma forma, dos de los proyectos de ediciones anteriores, han tenido continuidad y han proseguido, en colaboración con aquellas empresas e instituciones que resultaban claves para su desarrollo:
  • O Clean es una suerte de “dron” acuático que tiene por objetivo recoger los desechos que flotan en el agua en los puertos y marinas deportivas. Se plantea como un posible sustituto más sostenible y económico de las embarcaciones de limpieza que, a día de hoy, cumplen esta función. El proyecto es fruto de una colaboración conjunta entre ECAIB (Estudis de Comerç, Administració i Informàtica a Barcelona), Institut de Nàutica de Barcelona e InnovaFP.
  • E-torn es una aplicación que quiere sustituir los sistemas de gestión de turnos en los comercios del puerto ciudad o comercios en general, mediante una aplicación para dispositivo móvil. El proyecto continúa una idea desarrollada en la edición anterior, en colaboración con la cadena de supermercados Caprabo. La empresa ha apoyado la iniciativa y le ha planteado nuevos retos que mejoraran la experiencia de compra, como información sobre las colas en las cajas, por ejemplo. El proyecto, que sigue en desarrollo, lleva la firma de los alumnos del INS Ausiàs March.
Más de una veintena de centros, que suman un total de 342 estudiantes, han participado en esta convocatoria de PortInnova, acercándose a las necesidades del mundo empresarial que, a su vez, ha apoyado y ha dado voz a estos jóvenes talentos. En la próxima edición 2018-19, PortInnova se integrará dentro de la iniciativa Metròpolis FP Lab del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), logrando así ampliar su convocatoria y ámbito de influencia a toda la metrópolis de Barcelona.