Temas

A

Buscar

Nautic Tech, la innovación y la economía circular se abren paso en la náutica

En el marco de la última edición del Salón Náutico, celebrado en Barcelona el pasado mes de octubre, tuvo lugar la primera edición de Nautic Tech, un foro de inversores con presentaciones de start-ups internacionales, donde se tomó el pulso al estado de la tecnología aplicada a la náutica.

Publicado el 22 noviembre 2018
Barcos en una de las Marinas del Port de Barcelona al atardecer. [Imagen de Getty Images]

Esta singular iniciativa fue desarrollada por Seed&Click Angel Network, una red de inversores privados y un notable actor en la escena de empresas tecnológicas que ha convertido a Barcelona en un importante hub y polo de atracción para start-ups y compañías basadas en la innovación. Entre otros eventos, participa en los 4YFN Awards (que forma parte del programa del Mobile World Congress), es impulsor de la Barcelona Startup Week y del iSport Forum, celebrado también en Barcelona. En palabras del CEO de Seed&Click, Juan Alvárez de Lara, el objetivo del evento es “ser un punto de encuentro para las start-ups dedicadas a la industria náutica”. Se trata de un sector “algo falto de innovación”, de acuerdo a este emprendedor, que, siempre optimista, lo valora como “una gran oportunidad para empresas que quieran desarrollar soluciones innovadoras en este ámbito”.

Apasionado del mar y la navegación, Álvarez de Lara ha orientado la búsqueda y selección de las iniciativas más interesantes que vinculan tecnología y náutica, teniendo en cuenta la protección del medio ambiente: “Son propuestas que buscan el equilibrio con el ecosistema desde sectores distintos. Desde el turismo sostenible hasta la gestión eficiente de los residuos, pasando por el impulso a las energías renovables”, explica el inversor. La edición inaugural de Nautic Tech ha recibido multitud de inscripciones de toda Europa, con lo que Álvarez de Lara considera que ha sido todo un éxito que espera poder repetir en el próximo Salón Náutico.

La innovación en el sector náutico es una gran oportunidad para las empresas que quieran desarrollar productos basados en la tecnología.

Durante la cita en el Port de Barcelona, se presentaron las cinco propuestas finalistas y el jurado falló in situ la ganadora del premio valorado en 100.000 euros en servicios de asesoría, branding y exposición mediática. Además del compromiso con la sostenibilidad, los criterios de la selección de los proyectos finalistas fueron la capacidad de innovación y transformación del sector náutico, la viabilidad económica de la propuesta y la capacidad del equipo impulsor de la empresa.

  • Fanautic (Palma de Mallorca, España) es un club de navegación que aplica la sharing economy a la náutica. Se presenta como una suerte de Airbnb para los barcos que mediante una cuota asequible permite a los usuarios disponer de una embarcación durante el tiempo que deseen (reservada previamente mediante una app para smartphones propia), sin tener que preocuparse por el amarre, el seguro o los costes de mantenimiento, puesto que de ello se ocupa el equipo de Fanautic. Por el momento, disponen de más de 60 barcos en 21 bases náuticas de España y planean la internacionalización del modelo de negocio. Los aficionados a la náutica pueden ser socios y utilizar las embarcaciones disponibles o bien poner sus barcos a disposición del resto de miembros de Fanautic, cuyo equipo asumiría el mantenimiento y la gestión.
  • Navily (París, Francia). Si el anterior se presentaba como el Airbnb de la náutica, Navily podría considerarse el Booking de los fondeaderos, puertos deportivos y otros servicios náuticos. Se trata de una guía creada gracias a las críticas e imágenes que aportan los usuarios, a la que se suma la capacidad de realizar reservas directamente desde una aplicación para smartphones. Por el momento, está presente en Francia, España, Italia, Grecia, Croacia y Estados Unidos.
  • PME Mare (Turín, Italia). Esta empresa italiana diseña y desarrolla accesorios para la navegación recreativa. Son sistemas de amarre y fondeo innovadores, asequibles y sostenibles. Así, durante la charla presentó una boya, llamada Clik, con un sistema de llamada remoto, haciendo la recogida de las boyas más segura y eficiente. Así mismo, Grippy es una boya para anclas que se mantiene vertical incluso en condiciones de fuertes corrientes y vientos, dispone de sensor para que se ilumine de forma automática al caer la noche y un sistema de recarga solar. Todos sus productos, además, están fabricados con plástico reciclado y exentos de plomo.
  • Smalle Technologies (Barcelona, España). Esta compañía barcelonesa tiene por objetivo llevar la tecnología del internet de las cosas a las piscifactorías marinas. Sus dispositivos controlan en tiempo real distintos parámetros del entorno (tales como el oxígeno disuelto, la temperatura del agua y el perfil de las corrientes, entre otros) que aseguran la productividad y la sostenibilidad de estas granjas Estos se comunican a los usuarios mediante un interfaz sencillo y accesible desde el teléfono móvil.

Finalmente, la propuesta que se llevó el reconocimiento del jurado fue la también barcelonesa Thermal Recycling of Composites. Se trata de un spin-off del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que ha desarrollado una tecnología única que le permite reciclar los composites presentes en las embarcaciones, tales como la fibra de vidrio o la de carbono. Esos materiales se convierten en fibras de plástico reciclado de alta calidad (conservan un 90% de las propiedades del material original) que puede reutilizarse para la fabricación de nuevos componentes para barcos. Los impulsores de Thermal Recycling of Composites se inspiraron en la creciente problemática de los residuos que produce la náutica, que acaban en vertederos o bien se queman, con el consiguiente impacto en el medio ambiente, con la llegada de gases tóxicos y micropartículas a la atmósfera. Inspirados en la economía circular, han dado con R3FIBER, una tecnología única que genera composites que pueden moldearse en nuevos productos o, más recientemente, utilizarse para la impresión 3D de objetos y componentes.

En esta primera edición, Nautic Tech ha logrado dar visibilidad a un buen número de compañías jóvenes que incorporan la tecnología y la innovación al sector de la náutica, siempre desde un punto de vista que incluye la sostenibilidad y la economía circular y colaborativa entre sus valores.