Temas

A

Buscar

La segunda revolución de los Port Community Systems

La innovación tecnológica desempeña una función fundamental en el desarrollo de soluciones que mejoran la productividad de los puertos más punteros de todo el mundo. Los Port Community Systems (PCS) son un buen ejemplo de ello. En los últimos años, han logrado optimizar la gestión de toda la documentación relativa al transporte de mercancías y procesos logístico-portuarios, reduciendo costes y errores. Ahora, tecnologías como el blockchain, el machine learning o el internet de las cosas permitirán a los PCS dar un nuevo paso de gigante… ¿Hacia dónde? A continuación desgranamos algunas posibilidades.

Publicado el 27 agosto 2018
La digitalización de parte de la actividad portuaria arranca con los Port Community Systems. Firma la imagen Panumas Nikhomkhai La digitalización de parte de la actividad portuaria arranca con los Port Community Systems. [Imagen: Panumas Nikhomkhai / Shutterstock.com]
En los puertos marítimos, donde hay una gran heterogeneidad de documentación, información y usuarios, los Port Community Systems se convirtieron, en los años ochenta, en un instrumento revolucionario, ya que permitieron integrar y transferir la documentación asociada a la mercancía de forma ordenada a través de procesos de optimización de la información. En la actualidad, nuevas tecnologías se están aliando para transformar los PCS en plataformas mucho más avanzadas, donde se acelerará la gestión de procesos y se facilitarán nuevos servicios a toda la cadena logística.

Tecnología ‘blockchain’ al servicio de la gestión portuaria

La tecnología blockchain es, sin duda, uno de los temas más candentes del momento y podría influir enormemente en la logística y la digitalización de los puertos en un futuro cercano. Se trata de un sistema que nació como soporte tecnológico a criptomonedas como Bitcoin y que permite almacenar información cuya veracidad no necesita ser garantizada por una entidad externa de confianza. Gracias a esta tecnología, se consigue una gestión descentralizada, suprimir o reducir agentes intermediarios y, sobre todo, acelerar procedimientos y transacciones. Los puertos han visto en el poder de optimización de este sistema un enorme atractivo. La tecnología blockchain aplicada a la gestión portuaria permitirá almacenar y compartir información sobre la carga de buques, y mejorar contratos y operaciones financieras, entre otras muchas posibilidades.

La tecnología blockchain aplicada a la gestión portuaria permitirá almacenar y compartir de forma segura información o mejorar contratos y operaciones financieras, por citar algunos ejemplos.

Portic, la empresa que opera el PCS de Port de Barcelona, es una de las compañías que están empezando a explorar este nuevo terreno. Actualmente, la firma está trabajando en una prueba piloto de blockchain con los puertos de Israel, tal como explica su director, Javier Gallardo. Y es que, aunque los PCS han conseguido revolucionar la gestión de la documentación portuaria, todavía hay pasos ineficientes que la tecnología blockchain integrada a estas plataformas podría mejorar. Gallardo se refiere a cadenas de custodia que funcionan “de mano en mano: de la naviera al exportador, del exportador a un banco, del banco a otro banco y, finalmente, llegan al importador”, relata Javier Gallardo. “Todos esos pasos podrán hacerse en el futuro a través de blockchain”.

El internet de las cosas: cuando los objetos nos hablan

En la tecnología del internet de las cosas (IoT), los objetos más cotidianos están conectados a través de internet. Dotados de sensores, nos comunican información sobre su posición, temperatura, carga o cualquier otro dato que sea relevante conocer. Con el IoT, todo elemento físico tendrá su representación digital y/o conectividad a través de los PCS. “Por ejemplo, cuando llegue un camión al puerto, una cámara lo reconocerá, se conectará al PCS y el sistema dirá si el camión puede entrar o no. Este tipo de desarrollo va a ir muy ligado a las tendencias actuales de big data y machine learning”, ilustra Javier Gallardo. Los PCS del futuro serán capaces de ofrecer información que permitirá realizar una planificación de transporte eficiente. Gracias a estas innovaciones, la cadena de suministro será capaz de tomar las mejores decisiones por sí sola en tiempo real para que la mercancía llegue a su destino a tiempo. Desde la climatología hasta el estado de las carreteras, el tipo de contrato, condiciones económicas de proveedores… Todos los datos serán variables que afectarán a la manera en que se gestionará cada movimiento.

Los PCS del futuro ofrecerán información que permitirán planificar el transporte con mayor eficiencia. La cadena de suministro será capaz de tomar las mejores decisiones por sí sola, en tiempo real.

Acortando distancias

Hoy en día, gracias a los PCS, la información entre operadores de transporte en el puerto con el hinterland es mucho más fluida que hace dos décadas. “El Port Community System permite que una terminal que físicamente está a 800 kilómetros disponga de unos servicios y unos niveles de calidad totalmente equiparables a los que ofrecemos en el propio Port de Barcelona”, relata Gallardo.

Ahora se pretende ir más allá. Desde la Asociación Internacional de Port Community System (IPCSA) nace Track & Trace, uno de los proyectos que se están desarrollando en esta dirección. “Estamos trabajando en un sistema de trazabilidad global que permita realizar el seguimiento de las mercancías a través de los diferentes PCS que se asocien a este nuevo estándar”, sigue el director de Portic. Esta iniciativa puede suponer un modelo de colaboración para una cadena logística completa, de origen a destino, en la que los PCS ofrezcan datos a todas las partes involucradas.

En los próximos años, los PCS van a vivir una evolución sin precedentes. Pasarán de servir como plataformas de gestión digital a ser entes con casi vida propia que ofrecerán tomas de decisiones perfiladas como nunca antes la logística marítima había visto. Los PCS del futuro se retroalimentarán a través de sensores y serán capaces de gestionar macrodatos, a la vez que serán facilitadores de transacciones bancarias y aduaneras, sin intermediarios ni fronteras. La interconexión digital que estas plataformas ofrecerán será, sin lugar a dudas, una pieza de importancia capital hacia los smart ports del futuro.