Temas

A

Buscar

“Los puertos van a convertirse en impulsores del nuevo modelo económico”

Con motivo de su participación en la segunda edición de la ChainPORT Academy, organizada por la red internacional de smart ports del mismo nombre y que se celebró en el Port de Barcelona a finales del año pasado, Peter de Langen visitó el Port de Barcelona. De Langen se doctoró en la Erasmus University de Rotterdam, trabajó en el Departamento de Corporación Estratégica del Puerto de Rotterdam y ha participado activamente en diferentes proyectos de desarrollo estratégico en diferentes puertos europeos y sudamericanos.

Publicado el 14 junio 2018
Peter de Langen asistió a la última edición de The ChainPort Academy en Barcelona. [Imagen: Port de Barcelona]

Aprovechamos esta oportunidad para charlar con el profesor y consultor de Estrategia Portuaria sobre su visión de la función de los puertos en la economía circular, colaborativa y sostenible, que empiezan a desarrollar las ciudades más avanzadas. Para De Langen, el ecosistema portuario debe incorporar cuatro elementos: hub de transporte que, aparte del marítimo, integra todos los modos de transporte; complejo industrial, que da servicio a las necesidades de materias primas del entorno y facilita instalaciones para la captación de tráficos internacionales; hub logístico, con oferta de servicios de valor añadido; y un área para turismo y ocio y también oficinas, con servicios para el tráfico de cruceros y pasajeros.

El transporte marítimo internacional está cambiando constantemente, con un proceso de fusión de las grandes navieras y, por lo tanto, de concentración de los centros de decisión. En su opinión, ¿se están adaptando con éxito los puertos a esta situación de incertidumbre permanente?

La industria marítima está en plena evolución y el negocio marítimo se está adaptando a los constantes cambios de la economía global. A partir de ahora, los planes de desarrollo portuario deberán diseñarse coordinadamente con los clústeres industriales, logísticos y turísticos, puesto que su actividad se imbricará cada vez más con la portuaria. En mi opinión, los puertos van a convertirse en unos de los impulsores del cambio de modelo económico que se está produciendo en muchas ciudades, participando más activamente en todos los sectores e implicándose en la transición hacia la economía circular y el crecimiento sostenible.

¿Cómo se va a producir esta transición?

La pieza fundamental para este cambio es la gobernanza. El land lord portuario debe ser capaz de dar una respuesta adecuada a las necesidades de los clientes, los usuarios y la organización. Esta gobernanza debe estar en manos de instituciones con carácter comercial y con una visión clara de cómo debe ser el puerto a medio y largo plazo. Instituciones que yo defino como port development companies.

"El land lord portuario debe ser capaz de dar una respuesta adecuada a las necesidades de los clientes, los usuarios y la organización"

¿En qué se diferencia su modelo de port development company frente al de port authority tradicional?

Para mí, una port development company ha de tener la misión de desarrollar el ecosistema portuario, lo que significa que ha de ser capaz de gestionar el espacio físico, pero también actuar con una visión más amplia, colaborando y avanzándose a las necesidades de su hinterland. Las autoridades portuarias, y los entes de gestión similares que han funcionado con éxito hasta ahora, han gestionado los espacios físicos sin procesos avanzados de business development. Se sigue valorando el buen funcionamiento de un puerto por el volumen de toneladas y contenedores que maneja. Ese modelo cambiará para adaptarse a los cambios económicos y sociales actuales. Por ejemplo, las port development companies tendrán que dedicarse activamente a captar talento para incorporar soluciones tecnológicas a su modelo de gestión. Los puertos van a aliarse con universidades y atraerán a start-ups y a empresas basadas en la innovación y la tecnología aplicadas al negocio marítimo y portuario. Así mismo, deben comunicar activamente esa apuesta por la innovación a diferentes públicos: clientes y usuarios, operadores logísticos, navieras, etc., pero también en el entorno industrial y social, para que todos se conviertan en partners, compañeros de viaje en esta transición.

¿Cómo va a producirse este cambio y quiénes van a estar involucrados?

El cambio debe involucrar a todos los actores del negocio portuario para que finalice con éxito. Algunas empresas del sector marítimo y portuario están en peligro de extinción, pero otras están evolucionando con éxito. Pero soy muy optimista respecto al conjunto del sector. Hay empresas proveedoras de servicios logísticos, como es el caso de Kuehne Nagel, por ejemplo, que están creciendo de forma notable porque han desarrollado servicios que aportan valor a sus clientes.

"Los puertos se aliarán con universidades y atraerán start-ups y empresas basadas en la innovación y la tecnología aplicadas al negocio marítimo y portuario"
El Puerto de Rotterdam ha iniciado su transición energética para reducir el uso de combustibles fósiles. [Imagen de Sascha Hormel]

El Puerto de Rotterdam ha iniciado su transición energética para reducir el uso de combustibles fósiles. [Imagen de Sascha Hormel]

¿Qué puertos han iniciado este cambio?

Rotterdam, que está apostando por impulsar una transición energética que reduzca su dependencia de los combustibles fósiles y sus emisiones, es uno de ellos. Actualmente, este puerto está trabajando en la generación de calor con los recursos propios y de su entorno inmediato, lo que supone una ruptura radical con el concepto clásico de actividad portuaria. El Port de Barcelona también está trabajando para reducir sus emisiones contaminantes y convertirse en un puerto sostenible. Barcelona se ha avanzado al resto de puertos de su entorno con iniciativas en ámbitos como las soluciones telemáticas, las zonas de actividades logísticas, las terminales marítimas interiores, etc. De hecho, el Port de Barcelona es un buen ejemplo de transición hacia una port development company. El ecosistema portuario se beneficia de estar situado en una ciudad altamente innovadora y con capacidad para atraer a start-ups y empresas punteras. Ahora es cuando el Port de Barcelona debe basar su crecimiento en soluciones tecnológicas que aprovechen el enorme potencial de su entorno. Necesita que toda la comunidad portuaria interiorice esta mirada abierta y esta disposición al cambio, lo que facilitará su capacidad de anticipación a los retos que impone la globalización.

"El cambio tiene que involucrar a todos los actores del sector portuario para que se realice con éxito"

¿Qué rol van a desempeñar los puertos dentro de 30 o 50 años?

¡Esa es la gran pregunta! Como ya he dicho, hasta hoy los puertos han medido su éxito por el tráfico. Un puerto obtiene sus ingresos por el tráfico que pasa por sus muelles y, por lo tanto, su primera preocupación ha sido procurar incrementar esos tráficos. Los gestores deben superar esta manera de trabajar y tener una visión más amplia de cómo desarrollar su ecosistema portuario. Los puertos tienen que empezar a trabajar y a realizar inversiones pensando en la sostenibilidad de todo su hinterland, sostenibilidad medioambiental, económica y social, para que el resto de actores de la economía circular apuesten por trabajar con ellos.