Temas

A

Buscar

¿Por qué los puertos insisten en implantar los sistemas de reserva en terminal?

La congestión de camiones en el acceso a las terminales de contenedores no es un problema nuevo, pero el incremento del comercio internacional y la tendencia al gigantismo de los barcos lo agravan. Los megabuques generan operativas de gran volumen concentradas en puntas de trabajo que ejercen una presión máxima en las terminales y en el transporte terrestre. En esos casos, ¿son los sistema de reservas la solución?

Publicado el 20 abril 2018
Las terminales de contenedores pueden provocar atascos por la entrada y salida de camiones. Imagen de Art Konovalov Las terminales de contenedores pueden provocar atascos por la entrada y salida de camiones. [Imagen: Art Konovalov / Shutterstock.com]
La posibilidad de que los camiones puedan reservar cita en la terminal no parece una gran innovación, pero puede contribuir a mitigar las colas y a transformar el sector del transporte. Algunos puertos ya lo han probado. ¿Han logrado sus objetivos? ¿Por qué no siempre se tienen los resultados esperados? ¿Cómo hay que implantar un sistema de reservas que funcione? Estas son las cuestiones que cualquier puerto que participe en el comercio internacional de contenedores debería plantearse.

Qué son los sistemas de asignación de puerta o reserva en terminal

Los Gate Appointment Systems (GAS, por sus siglas en inglés) consisten en la reserva previa o la asignación de ventanas de tiempo específicas para la entrega de contenedores, ofreciendo trato preferencial a los camiones que eligen programar esa cita. Se trata de racionalizar y planificar la llegada de camiones para resolver las colas en las terminales, hacer más eficiente la cadena logística y reducir las externalidades negativas, como la contaminación. El aumento del transporte marítimo y la llegada de los megabuques hacen esta necesidad aún más acuciante. Los portacontenedores de la serie G-Class de la naviera Orient Overseas Container Line (OOCL), con capacidad para transportar más de 21.000 TEU, son los más grandes actualmente en servicio. Pero las escalas de buques de más de 18.000 TEU ya son habituales en los principales puertos europeos y generan operativas de más de 6.000 movimientos concentradas en picos de pocas horas. Ante volúmenes de esta magnitud, no contar con un sistema de planificación de llegada de camiones hace que, en determinados momentos del día, las colas sean prácticamente inevitables. Pero los sistemas de reserva, ¿funcionan en los puertos? La respuesta es complicada. Los factores que convierten los GAS en éxito o fracaso son diversos e influye el compromiso de diferentes actores (autoridades portuarias, terminales, compañías cargadoras y empresas transportistas, entre otros), así como los incentivos que se ofrecen a los transportistas dispuestos a solicitar turno.

Algunos de los puertos internacionales que han implantado este tipo de servicios

 

Los Gate Appointment Systems (GAS, por sus siglas en inglés) consisten en la reserva previa o la asignación de ventanas de tiempo específicas para la entrega de contenedores.

La mayoría de veces, la adopción de este sistema es voluntaria, aunque hay puertos donde se ha impuesto por ley. Es el caso de los puertos de Los Ángeles, Long Beach y Oakland, donde, a través de la regulación AB 2650, la Asamblea de California estableció en 2003 un sistema de multas a los camiones con esperas superiores a los 30 minutos. Tras su implementación en 13 terminales de estos puertos, se realizó un estudio de evaluación con conclusiones poco alentadoras: el sistema de citas no redujo las colas. Las causas parecían estar en la falta de consenso previo entre los stakeholders portuarios (los protagonistas se quejaron de no haber sido consultados), la incapacidad de obligar a las terminales a aplicar el sistema de citas, la inexistencia de incentivos para los transportistas que se sumaran al modelo o la falta de viales exclusivos para los camiones con cita.

Casos de éxito

En cambio, el puerto de Nueva Orleans y la autoridad portuaria de Georgia son dos ejemplos de buenas prácticas. Ambos trabajan ya con aplicaciones web que permiten que los transportistas programen citas y proporcionen información para conseguir una autorización previa a la llegada a la terminal. Este sistema ha mejorado el flujo del tráfico, aumentado el rendimiento de la terminal y mejorado la productividad de las empresas de transporte y las terminales. En Georgia, donde los clientes pueden acceder a los sistemas las 24 horas del día para actualizar los datos de envío de los contenedores, la reducción del tiempo de descarga fue de un 30% de media, según el estudio de Merk (2014).

En 2016, Brasil creó un sistema denominado PORTOLOG para su aplicación en el puerto de Santos. En este caso, cuando un transportista carga su camión, este informa a PORTLOG a través del móvil y se coloca en una cola virtual. Cada vez que cruza una barrera, el sistema recibe una señal que va informando a la terminal de su posición. Así, cuando el vehículo está finalmente en la terminal, ya no tiene que esperar.

En Nueva Orleans y Georgia, este sistema ha mejorado el flujo de tráfico, aumentado el rendimiento de la terminal y mejorado la productividad de las empresas de transporte.

Felixstowe, el valor de la experiencia

Felixstowe, el primer puerto de contenedores de Gran Bretaña, fue pionero en Europa al introducir en 2006 su Vehicle Booking System (VBS), después de un intenso proceso de negociación con todas las partes implicadas y de un periodo de prueba con un grupo de transportistas seleccionados. Hasta entonces, más del 40% de las llegadas de camiones se concentraban en una franja de seis horas, lo cual provocaba problemas de congestión en el puerto y en su entorno inmediato, mientras que las instalaciones y los servicios portuarios quedaban infrautilizados durante el resto del día. Además, más del 25% de los camiones llegaban con información incorrecta, lo cual generaba trayectos inútiles (con el consiguiente coste económico y medioambiental) y todavía más congestión.

Con su VBS, el puerto de Felixstowe establece el número de reservas o slots para cada hora del día, que comunica a los transportistas con una antelación de entre seis y tres días. En caso de necesidad, el puerto puede limitar la disponibilidad de reservas en determinadas franjas horarias para regular el flujo de tráfico. Para entregar o recoger contenedores, todos los transportistas deben tener una cuenta en el VBS, desde la que seleccionan el horario de llegada al puerto. La cuenta es gratuita, como lo son la mayoría de reservas.

En consecuencia, el VBS del puerto de Felixstowe ha contribuido a reducir la congestión en el puerto y las arterias de comunicación adyacentes, ha permitido establecer un línea de comunicación directa con los transportistas, ha reducido los trayectos que se realizaban por error y los viajes en vacío (sin contenedor) y ha maximizado la capacidad de carga de los camiones en las franjas horarias más solicitadas.

A partir de este caso de éxito, se derivan una serie de recomendaciones para la implementación de un sistema de reservas. La primera es consultar el modelo con todas las partes implicadas (transportistas, navieras, terminales, cargadores, etc.). En segundo lugar, el sistema de reservas debe ser obligatorio para que sea efectivo. Sin embargo, se aconseja implantarlo por fases: introducir el concepto, explicar los beneficios, establecer un periodo para registrarse y empezar con parámetros flexibles. Una vez todas las partes están familiarizadas con el sistema, el puerto limita la disponibilidad de reservas en franjas horarias críticas para incrementar los beneficios del modelo. Por ejemplo, en 2014 el puerto de Felixstowe introdujo un pago por operar en hora punta.

Los megabuques, capaces de transportar miles de contenedores, agravan las congestiones en la terminal. [Imagen de Julius Silver]

Los megabuques, capaces de transportar miles de contenedores, agravan las congestiones en la terminal. [Imagen de Julius Silver]

El puerto de Hamburgo también ha implantado una experiencia de este tipo y, desde 2017, los transportistas deben solicitar cita previa. Las visitas de los camiones y la capacidad de la terminal se sincronizan a través de un proceso de reservas. El conductor se registra en una aplicación y, cuando se recibe su solicitud, se le asigna una ventana de tiempo. El procesamiento de la petición se realiza de acuerdo a la prioridad, y el transportista puede conducir directamente a la estación de carga, aumentando así la eficiencia.

Por su parte, la Comunidad Portuaria de Barcelona empieza a trabajar ahora en un sistema de reservas que se implantará por fases y que verá la luz en los próximos meses.

Ventajas de implantar un sistema de reservas en la terminal

La experiencia de los puertos que han sido pioneros en este ámbito (ver mapa) resulta clave para diseñar un modelo de reservas que tenga garantías de éxito y que ayude a superar las dinámicas instaladas durante décadas en la logística terrestre.

Lo que parece claro es que la adopción de un buen sistema GAS trae consigo ventajas, tanto para la eficiencia del puerto, como para el área en la que está ubicado. Estas son las más destacadas:

  • Reducción de tiempos de espera de los camiones y optimización de los vehículos, con el correspondiente ahorro de costes directos para las empresas transportistas.
  • Incremento del número de movimientos por vehículo, lo que redunda en una optimización de la flota de las empresas de transporte.
  • Mejora de la movilidad, tanto en el puerto como en su entorno. No hay que olvidar que los principales puertos del mundo están situados junto a grandes núcleos urbanos.
  • Reducción de CO2 y crecimiento sostenible. La optimización de los camiones y la reducción de colas comportan una reducción de CO2, un elemento clave para garantizar el crecimiento sostenible de los puertos.
  • Mejora de la competitividad del transporte por carretera, que puede encontrar en los sistemas de reserva un claro impulsor de cambio.
  • Ampliación de horarios de las terminales. Tras los sistemas de reserva, el siguiente paso para lograr la máxima eficiencia y productividad es la ampliación de horarios de las terminales. Según la demanda del mercado, incluso se puede plantear evolucionar en un futuro hacia el puerto 24/7. Es un reto, sin embargo, que debe contar con la complicidad de todos los agentes de la cadena, empezando por las propias compañías de importación/exportación (cargadores).

Vistos los resultados, todo apunta a que los días en que los transportistas aparecen sin avisar en la terminal están llegando a su fin. La capacidad de previsión es el factor más importante en la cadena de suministro del futuro y la única forma de garantizarla es estableciendo un sistema de reservas.