Temas

A

Buscar

TransLogMED: formación, crecimiento inclusivo y desarrollo sostenible

La noción de Autopistas del mar es el punto de partida de TransLogMED, un proyecto impulsado por la Escola Europea-Intermodal Transport con el que se pretende impulsar la cooperación internacional a través del transporte intermodal.

Publicado el 30 julio 2018
Varios puertos del Mediterráneo, como el de Roma en la imagen, participan en este proyecto. [Imagen de Albin Berlin]

Las Autopistas del mar la gran apuesta por el transporte marítimo basado en la intermodalidad que ha hecho la Unión Europea con el objetivo de reducir el colapso del tráfico rodado y ofrecer una alternativa sostenible al transporte por carretera. De esa idea parte el proyecto TransLogMED, un proyecto impulsado por la Escola Europea-Intermodal Transport. “Hay cinco socios que participan en el proyecto: Port de Barcelona, Puerto de Génova, Puerto de Civitavecchia (Roma) y dos navieras, Grimaldi Lines y Grandi Navi Veloci (del grupo MSC)”, explica Eduard Rodés, director de la Escola Europea-Intermodal Transport. Actualmente participan en el proyecto España, Italia, Marruecos, Túnez, Argelia y recientemente se han incorporado Egipto y Jordania.

El objetivo principal de TransLogMED es mejorar las competencias y capacidades de los operadores de transporte y logística de las costas del mar Mediterráneo. “Hacemos una difusión de las características de este tipo de transporte directamente en los países que participan, así como cursos de formación. También gestionamos intercambios de conocimiento y visitas de estudio a Barcelona para trabajadores de las administraciones públicas o del sector logístico. Así pueden ver y aprender las operaciones que estamos llevando a cabo aquí”, continúa Eduard Rodés.

Además, la formación se hace a bordo de barcos, durante los trayectos comerciales que los propios ferries cubren. Se trata de un enfoque inspirado en la antigua tradición de los buques escuela que confiere a estos programas un carácter innovador único, lo cual atrae hasta Barcelona a participantes de todo el mundo. De hecho, el 100% del alumnado del proyecto TransLogMED es internacional.

El objetivo principal de TransLogMED es mejorar las competencias y capacidades de los operadores de transporte y logística de las costas del mar Mediterráneo.

La visibilidad de los puertos del sur de Europa, como el de Génova, en la imagen, forma parte de los objetivos del proyecto. [Imagen de Francesco Boncompagni]

La visibilidad de los puertos del sur de Europa, como el de Génova, en la imagen, forma parte de los objetivos del proyecto. [Imagen de Francesco Boncompagni]

Construyendo puentes con el sur del Mediterráneo

Para que una autopista del mar se considere como tal y forme parte de la Red Transeuropea de Transporte debe ser una alternativa real a la carretera, tener altas frecuencias (mínimo tres salidas semanales) y alta capacidad de carga. Es la manera de garantizar que los servicios de las cadenas logísticas intermodales están plenamente integrados. La intermodalidad que proporcionan las autopistas del mar tiene múltiples ventajas:
  1. Ocasiona un menor impacto ambiental que el transporte desarrollado exclusivamente por carretera. Y es que la esencia de las autopistas del mar es un transporte combinando que genere un impacto ambiental más bajo y que permita un crecimiento sostenible.
  2. Genera empleo. “Hemos cambiado la forma de consumir, de distribuir... ahora todo es mucho más fluido. La logística es capaz de generar un 20% adicional de ocupación respecto a los otros sectores” explica el especialista.
  3. Más empresas pueden utilizar este tipo de servicio, ya que es un sistema de transporte mejorado y las hace más competitivas. Y no solo las de gran tamaño, también entran en escena las pymes ya que el transporte intermodal facilita envíos más pequeños, grupaje, agilidad superior y tiempos de entrega más cortos (elementos que a día de hoy son críticos en logística marítima).
  4. En el caso del Mediterráneo, y gracias a la labor del proyecto TransLogMED, se consigue dar visibilidad a los puertos del sur.

Entre los objetivos del desarrollo de las Autopistas del Mar en el sur de Europa están la reducción del impacto ambiental del transporte, generar puestos de trabajo, mejorar la competitividad de las empresas de la zona y dar visibilidad a los puertos del sur.

La importancia de la digitalización

En la zona en la que TransLogMED se desarrolla, la importancia de la digitalización logística es capital. Las soluciones digitales suponen una pieza clave para que este proyecto funcione con fluidez, tanto en el intercambio de información como en el intercambio de documentos. El desarrollo de procedimientos para el paso de mercancías entre todos los agentes implicados en la logística marítima es uno de los temas que hay que intentar resolver y agilizar. “No tiene mucho sentido tener servicios muy rápidos cuando luego el camión tarda tres días en pasar las aduanas” explica Rodés, quien añade que la SafeSeaNet, la red de seguimiento de todos los sistemas marítimos dentro de las costas europeas que ha creado la UE, es un buen comienzo. Este sistema digital permite ser mucho más eficientes con cuestiones aduaneras. En cuanto a los procesos de intercambio de documentos también está ocurriendo una revolución digital, especialmente en Europa, como con los sistemas digitales de entrada de admisión de barcos. Concretamente, los países del sur del Mediterráneo están desarrollando en estos momentos soluciones de Ventanilla Única para agilizar las operaciones aduaneras.

El gas natural como combustible marítimo

Una de las características más valiosas del transporte intermodal es la sostenibilidad. En ese sentido, la transición energética es más que necesaria. Así, el gas natural será una de las fuentes básicas de combustible en el sector marítimo en los próximos años y tanto los puertos como las compañías navieras se están preparando para ello. “Se está innovando mucho en esta dirección. Por ejemplo, barcos híbridos. Grimaldi plantea unas naves que, mientras estén atracadas en el puerto, recibirán energía de unas baterías de litio que llevarán a bordo. En el Port de Barcelona también se ha desarrollado un motor de gas natural licuado (GNL) que proporciona energía eléctrica a los ferries desde el muelle”, señala el director de la Escola Europea. Combustibles alternativos como el GNL y nuevas soluciones energéticas contribuirán en el futuro a hacer de las autopistas del mar una modalidad de transporte aún más sostenible.